KENIA: Maasai Mara

Al día siguiente nos levantamos muy temprano pues nuestro guía para los siguientes 6 días nos recogería en nuestro hotel para llevarnos a nuestro primer destino: el Maasai Mara.

Después de desayunar y hacer el check out, vimos nuestro jeep el cual sería casi casi nuestra casa en estos días de Safari. Un Toyota 4×4 en muy buenas condiciones, pues decidimos pagar un poquito más por este vehículo, ya que la opción era una van que no se veía en muy buenas condiciones. Esta decisión la tomamos después de que vimos el itinerario del safari y vimos que eran por lo menos 8 horas de camino entre parque y parque, además de todos los reviews diciendo que dentro del Maasai Mara y en los otros parques el terreno está lleno de baches y es mejor tener un coche mejor. La verdad no nos arrepentimos para nada, y si ustedes hacen un safari también les recomiendo está opción.

De Nairobi al Maasai Mara serían por lo menos 7 horas de camino, nuestro guía Noah, el cual fue el mejor guía que pudimos tener, nos empezó a dar información tan pronto como nos subimos al jeep.

En cuanto salimos del área turística de Nairobi donde nos hospedamos, empezamos a ver la verdadera Kenia, todos los colores, el tráfico, la gente caminando por todos lados, vendiendo cosas en la calle, un caos hermoso y diferente. Noah nos dijo que Kenia era el país de los caminantes, y durante todo el viaje lo comprobamos, todos van caminando hacía algún lugar, muchos a trabajar, otros a la escuela, en medio de la carretera, bajo el sol intenso y con trajes o las mujeres con tacones y super arregladas.

Después de algunas horas en el camino, esquivando babuinos jaja hicimos una parada para estirar las piernas y apreciar las vistas del Gran Valle del Rift el cual es inmenso e impresionante.

Ya después comenzamos a ver gente vestida un poco diferente, con un tipo de tela con, generalmente, los mismos colores y diseños; ya habíamos entrado a territorio Maasai. Los Maasai son un grupo étnico que habitan el sur de Kenia y el norte de Tanzania, de los cuales hablaré más adelante más detalladamente, pues visitamos una de sus aldeas.

Nuestro guía Noah ya nos había advertido que en la última hora del camino íbamos a tener un masaje Maasai, y pronto descubrimos a qué se refería: el camino encementado se terminó, ahora sólo era terracería en muy mal estado, por lo que, a pesar de tener un jeep 4×4 todo se movía. Pero por fin, después de todo el meneo, llegamos a la entrada del Parque Nacional “Maasai Mara”.

Nuestro guía se bajó a presentar su permiso y supongo que a pagar los boletos en la taquilla y ahí fuimos rodeados por mujeres Maasai vendiendo souvenirs. Noah antes de bajarse nos advirtió acerca de estos productos, pues dice que los venden como “hechos a mano” pero muchos son hechos en China.

Llegamos a nuestro hotel justo a la hora de la comida y a descansar un poco pues nos teníamos que preparar para nuestro primer safari en el Maasai Mara en el cual estuvimos dos noches.

A partir de aquí, las palabras serán pocas y las imágenes muchas. Sólo escribiré algunos datos curiosos de algunos animales que nuestro espectacular guía Noah nos dijo.

Disfruten la maravilla del Maasai Mara:



Después de deleitarnos con la familia de cheetahs, Noah condujo hacia un espacio grande con gnus alrededor y vimos un león y una leona solos acostados en medio de la nada. Noah inmediatamente nos dijo: “Saben por qué están solos? Están de luna de miel! Tal vez si tenemos suerte nos toque ver algo” Y casi en cuanto dijo eso, vimos que el macho se paró y empezó a circular a la leona. Noah aceleró pues nos dijo que estaba casi 100% que algo iba a pasar, nos acercamos más.. y pasó lo tenía que pasar. Todo el acto duró aproximadamente 20 segundos jaja, pero Noah nos aseguró que sucede por lo menos cada 15 minutos! Noah nos dijo que habíamos tenido mucha suerte, pues no es muy fácil presenciar esto, el en sus más de 15 años de guía sólo lo había visto dos veces, incluyendo ésta.

PRECAUCIÓN PORNO ANIMAL ENSEGUIDA!

Esas son las únicas fotos que pudimos tomar en los 20 segundos que duró todo jajaja, y con la cámara a máxima velocidad.

Después del espectáculo de los lunamieleros, nos dirigimos a la aldea Maasai. Esta parte no estaba incluida en todo el paquete del Safari, y esto es porque los 25 dólares que se pagan por persona son entregados directamente al líder de la aldea. El nos dijo que sus ingresos son el ganado y el turismo.

Muchos dicen o piensan que los Maasai sólo dan espectáculos a los turistas, con bailes y la vestimenta pero que realmente ese ya no es su estilo de vida. Pero a menos que esas personas hayan dormido todo el camino hacia el Maasai Mara, puedes ver pasando por la ciudad a muchos vestidos así en el banco, en las tiendas, autobuses, etcetera, donde no hay ningún turista. Es probable que los jóvenes no sigan algunas tradiciones de antes, cómo el extraerse los dientes o hacerse escarificaciones, pero esta es una etnia muy grande (abarca dos países) y que no parece que se vaya a extinguir pronto.

Así que después de que nos hicieron parte de sus bailes tradicionales, nos invitaron a su aldea y dentro de sus casa que por cierto, están hechas de estiércol de vaca. Básicamente todo gira alrededor de las vacas, ya que uno de sus “platillos típicos” es sangre de vaca con leche. Afortunadamente no nos ofrecieron.

Y así pasaron de dos maravillosos días en el Maasai Mara en el cual, nuestro hotel también estuvo fabuloso.  Incluso la hiena enojada que nos despertó en medio de la noche, y el guardia que la asustó le sumaron sabor a la experiencia, por que pues si, estábamos en medio de la sabana.

Mi primer Safari no pudo estar mejor, y era sólo el principio. Aún nos quedaban 4 días de ver muchos animales!

 

Follow:
Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *