Fin de Semana en Blekinge

A pesar que la mayoría del sur de Europa se vio envuelta en una ola de calor insoportable, acá en el norte el verano nunca llegó. De hecho, hace unos días leí en una página de noticias que fue el peor verano en Suecia en 155 años.

Yo no me puedo quejar mucho, disfrutamos de sol y calor en Kenia y playa en Zanzibar y de hecho también mucho sol en Islandia. El resto del verano me la pasé trabajando así que el mal clima no me molestó mucho, de hecho casi casi lo preferí pues así no me pesaba tanto ir a trabajar.

Sunnier days in Zanzibar

Pero no todo es malo, una gran ventaja de este verano lluvioso es que hay muchos hongos! Puedes ir a cualquier bosque y verás muchos tipos de hongos tanto comestibles como venenosos, y debes de tener mucho cuidado al momento de identificarlos. Nosotros sólo conocemos dos tipos que son comestibles y que afortunadamente encontramos!

Hay un tipo de hongo que en sueco se llama Kantarell que es muy popular y que yo nunca había probado (o oído hablar) hasta que vine a Suecia. Este tipo de hongo se da generalmente en el norte de Europa y sobre todo en Suecia. Es riquísimo! Sabe muy rico, nada que ver con el aburrido champiñón, que también me gusta, pero no se compara el sabor tan rico e intenso.

He escuchado que este tipo de hongo es muy difícil (incluso dicen que imposible) de cultivar ya que necesita cierto tipo de árbol alrededor pues crece de sus raíces, y sólo está disponible de Julio a Octubre, y es generalmente recogido a mano. Esta combinación los hace un tipo de hongo muy caro! Generalmente el kilo está entre 300 a 400 pesos. Por lo que es una felicidad inmensa para los suecos cuando nos encontramos con muchos de estos deliciosos hongos en medio del bosque.

Encontramos muy pocos cuando Mattias y yo fuimos a un bosque aquí en Skåne, el sur de Suecia.

Pero este fin de semana decidimos ir un poquito más al norte, a otra región de Suecia que se llama Blekinge en donde hay muchos bosques y por ende, muchos hongos.

Nuestros amigos, Martin and Helena nos invitaron a la cabaña de su familia en Bökevik. Es una cabaña muy bonita, justo en frente del agua y rodeada de bosque donde generalmente te puedes encontrar venados, jabalíes y de más.

También encontramos zarzamoras y arándanos, los cuales muy felices cortamos y comimos durante nuestra búsqueda de kantareller.

El tipo de bosque en donde se dan los kantarell, tiene mucho musgo y cierto tipo de árboles que no me acuerdo como se llaman.

Con el esfuerzo de 4 personas y después de por lo menos 1 hora y media, decidimos que teníamos lo suficiente para hacernos por lo menos un sandwich cada quien.

Les juro que están riquísimos, si alguno sabe cómo se llaman en español o si alguna vez han escuchado hablar de ellos, diganme! Se los quiero recomendar a mi familia.

El resto del sábado se nos fue en jugar juegos de mesa, tomar vino al lado de la fogata y disfrutar el asombroso atardecer.

Sin duda Suecia es un país hermoso y muy interesante ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *